Prueba de Cannon para Daenerys.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Prueba de Cannon para Daenerys.

Mensaje por Daenerys el Miér Dic 05, 2012 11:47 pm

La Fortaleza en el cielo había guardado silencio desde la llegada de la medianoche, con el viento silbando la melodía de la soledad entre las montañas blancas de Thorne. Nunca había mucho ruido, era un lugar un poco callado, pero aquella noche el silencio era tal, que Daenerys podía escuchar sus propios latidos y sentía que hacía un escándalo al respirar, por lo que mantenía su respiración lo más pausada posible, no quería despertar a nadie, no quería hablarle a nadie.

Sus pasos eran delicados y suaves, casi inaudibles. Salió de su habitación para encontrar a todas sus doncellas dormidas en sus camas mientras avanzaba con el sigilo de un gato hacia la escalera que conectaba aquellas habitaciones con la sala de la doncella dragón, de ahí se dirigió a los pasillos largos del castillo, con su pequeña arpa en un brazo pegada al pecho. Todavía no amanecía, pero ella no había conseguido dormir más de tres horas, era ya común que despertara con los nervios a flor de piel por las pesadillas tan extrañas que ahora eran frecuentes en sus noches.
“Toros metálicos corriendo desenfrenados en un campo de fuego” Recordó Daenerys, los toros siempre intentaban alcanzarla y cuando estaban a punto de atravesarla con sus cuernos, ella despertaba casi sollozando.

Llevaba una bonita bata para dormir blanca con tonos ligeramente turquesas, con bordados blancos con grises y diminutas perlas de río tejidas en los bordes de la falda. Su largo y sedoso cabello blanco se quedaba detrás de ella conforme avanzaba con rapidez para llegar a abandonada sala gris. La sala gris, como le relató su hermana mayor, fue donde Daenerys fue concebida, donde su madre había muerto y comenzó la locura de su padre. Tal fue la pena de Lord Thorne que cerró esa parte del castillo y repudió aquella sala, casi tanto como la repudiaba a ella. El decía que Daenerys estaba maldita por la luna, que había matado a su sol y como eterna evidencia de su crimen, los dioses le habían quitado el color de su cabello.

Cuando logró entrar a la sala gris, descubrió que estaba tan llena de polvo como siempre, tenía varias ventanas rotas y todas las cortinas se habían caído con el paso del tiempo, estaban raídas, sucias y casi habían perdido el color. Daenerys caminó hacia el centro de la sala, donde estaba una sencilla y rústica silla de ébano, cuyo precioso tono de negro destacaba violentamente sobre las capas de polvo gris del suelo. Era aquella la sala preferida de Daenerys, porque su padre jamás iría a buscarla ahí, y lo que ella hacía nadie escuchaba. Ahí era solo Daenerys, los muebles, el polvo, el viento y su silla de ébano.

Se sentó en la silla ágilmente, levantando un pequeño torbellino que se originó del polvo del suelo. Posicionó su pequeña arpa en su regazo y empezó a tocar la canción “La manzana roja y el dragón” sobre Auvergne el Conquistador y su amada Simone.

“En el azul cielo un dragón se paseaba
Con sus alas extendidas, tan hermosas y gallardas
Su mirada cayó en un bonito jardín
Donde un árbol blanco era el centro de atención.
De aquél árbol blanco, una roja manzana cayó al suelo
El dragón morado la tomó entre sus manos y preguntó
“¿Te habéis herido dulce manzana?”
“Me han tirado” Respondió la manzana.
“Me ha dolido” Agregó.
“Ahora me devorarás, temible dragón…
Cruel destino, que con mi vida terminó”
El buen dragón sonrió
Y de la hermosa manzana se compadeció.
“Decidme manzana ¿Por qué te han tirado?”
“No lo sé” respondió “Mi color es rojo y el suyo blanco”
“Sois la manzana más bella” Dijo el dragón.
“Soy la manzana más bella” Dijo la manzana.
El rugido del dragón, a las otras manzanas espantó
Una por una, huyeron en temor.
Y a la manzana roja, el jardín le entregó.”


Cuando terminó el último verso de la canción, escuchó unos pasos acercándose a la sala. Asustada, se levantó rápidamente de la silla y miró en dirección del sonido de los pasos.

“¿Será mi padre?” Se preguntó. “No, no puede ser él, el nunca viene a este lado del castillo”. Daenerys sentía como sus latidos aceleraban, no había en toda la sala un solo lugar para esconderse, quedó ahí parada, con la vista fija en la puerta y el arpa entre sus brazos, como si en vez de arpa fuese un escudo que pudiese protegerla. En cuanto oyó la puerta abrirse miró al suelo en un impulso y cerró los ojos fuertemente, estaba temblando.

-¿Dany? – En la oscuridad, Daenerys escuchó la voz de su hermana y lentamente abrió los ojos para verla ahí, de pie, con el cabello oscuro suelto sobre los hombros y su bata azul rey. – Dany ¿Qué haces aquí? Venga, vamos con los demás a la sala principal.

Por instinto Daenerys se alejó de su hermana unos cuantos pasos, si tenía que ir a la sala, su padre estaría ahí…

-No, mi dulce Daenerys –interrumpió Sybelle, que la miraba con ternura-, No os pasará nada… Dany, pequeña Dany, Nicholas es ahora Lord de Thorne. Nuestro padre ha muerto.

Daenerys quedó en un estado de shock durante unos segundos, con una confusión profunda en su
mente, con la mirada perdida hasta que vio que su silla negra hacía una pequeña sombra en el suelo, lo que la sorprendió un poco, en seguida vio que sus manos tenían un bonito tono a perlado debido a la luz que había colado de las ventanas, se quedó unos momentos mirando sus manos para luego ver hacía la rota ventana de donde provenía la luz, la oscuridad de la noche estaba desapareciendo rápidamente y las montañas recibían al sol.

-Está amaneciendo –dijo Daenerys.
avatar
Daenerys

Thorne
 Thorne

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 02/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba de Cannon para Daenerys.

Mensaje por The Five Crowns el Jue Dic 06, 2012 11:35 pm

avatar
The Five Crowns
Admin
Admin

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 02/12/2012

Ver perfil de usuario http://five-crowns.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.